31 - 33 meses

Cómo hacer frente que un hijo prefiera a un progenitor más que a otro

Familia sentada a la mesa desayunando y la niña pequeña está contando un secreto a un hombre
  • Facebook Icon
  • Twitter Icon
  • Pinterest Icon
  • Email Icon

A los dos años, muchos niños desarrollan fuertes preferencias por todo tipo de cosas: ropa, comida, juguetes y, sí, personas. En un hogar biparental, en algún momento, casi todos los niños preferirán a uno de ellos por encima del otro. Aunque este favoritismo es común, esperado y apropiado para el desarrollo, también puede ser bastante doloroso.

Las preferencias de los niños suelen ser inconstantes y fugaces, pero a veces duran incluso meses: tal vez tu hijo quiera que solo un miembro de la familia le acueste o solo escuche cuando una persona concreta le lee.

Por muy duro que sea ser rechazado, ser el preferido también puede ser un reto. Puedes sentirte asfixiado, necesitado y aferrado, mientras te preocupas al mismo tiempo por mitigar el dolor que siente tu pareja.

No importa a qué lado te encuentres, confía en que el favoritismo es una fase y ya pasará.

Aquí describimos cómo manejar el favoritismo de los padres:

Intentar no tomárselo como algo personal

Es complicado: ser rechazado duele y te lostomas como algo personal. La verdad es que casi siempre no lo es y, de hecho, es una señal de que tu hijo se siente lo suficientemente seguro en su relación contigo como para experimentar.[Your child is] “lo suficientemente seguro de su amor, como para saber que puede rechazarte y seguir recibiendo una cálida bienvenida”, explica Krista L. Swanson, Ph.D, psicóloga infantil en el Early Childhood Center del Centro Médico Cedars-Sinaí.

No poner la carga emocional en tu hija o hijo

Lo sabemos, ser despreciado duele 🐝 😢. La verdad es que un niño de dos años aún no está preparado para empatizar de verdad y no entiende que sus palabras y acciones puedan herirnos tan profundamente. Decir “eso hirió mis sentimientos” y salir de la habitación, puede ser tentador cuando tu hijo grita a tu pareja en lugar de a ti. Intenta recordar que comprender y controlar sus propias emociones ya es una tarea enorme para ellos; cargarlos con las tuyas es demasiado.

Si te parece importante hacerles saber que te han hecho daño, basta con un simple “eso no me ha sentado bien”. Independientemente de lo que diga o haga, intenta mantener la calma, estar presente y no alterarte.

Validar sus sentimientos, empatizar y tranquilizar

Cuando tu hijo esté molesto porque quería a otra persona, hazle saber que entiendes lo que siente, por muy duro que sea. “Sé que querías que la abuela se sentara contigo y es duro para ti que no pueda. Ella volverá más tarde y yo estaré aquí contigo mientras la esperamos”.

Saber cuándo dejarlo pasar

Aunque establecer límites firmes es beneficioso, hay ocasiones en las que ceder un poco puede liberar tensiones y hacer la vida de todos un poco más fácil. Si tu hijo de dos años exige que tu pareja haga algo en lugar de hacerlo tú, y se puede hacer, plantéate el hecho de dejar que pase. No estás creando malos hábitos y puedes volver a intentarlo al día siguiente.

Programa un tiempo a solas con cada adulto

El tiempo individual, si es posible, es bueno para todos los implicados. Si tu hijo sólo quiere pasar tiempo con un adulto en concreto, puedes intentar establecer deliberadamente un tiempo especial con el otro: “Me voy un rato a la tienda para que tú y Jina paséis un rato especial juntos. He preparado algunos de tus libros favoritos para que los leas”.

Se paciente

Este comportamiento cambiará, parará, volverá a empezar y adoptará diferentes formas a medida que tu hijo crezca. Por el momento, la mejor manera de capear el temporal es tener paciencia y acompañar a tu hijo cuando pruebe nuevos comportamientos, incluso cuando te duelan. No siempre será así.

Share

  • Facebook Icon
  • Twitter Icon
  • Pinterest Icon
  • Email Icon

Author

Team Lovevery Avatar

Team Lovevery

Visit site

Posted in: 31 - 33 meses, Vinculo afectivo, Social emocional, Desarrollo del bebé

Keep reading