31 - 33 meses

Estas actividades de motricidad gruesa hacen que un día de lluvia pase rápido

Niño pequeño empujando un coche de juguete en una carretera negra sobre una alfombra
  • Facebook Icon
  • Twitter Icon
  • Pinterest Icon
  • Email Icon

Los niños de dos años son naturalmente inquietos y enérgicos, y a veces no podemos llevarlos al parque o al castillo hinchable. Las siguientes actividades requieren un mínimo de materiales y preparación y favorecen los movimientos del cuerpo como empujar, tirar, saltar, correr y columpiarse.

Aquí tienes 4 actividades de manualidades para que tu hijo de dos años queme energía dentro de casa:

Carreteras con cinta adhesiva

Crear un mapa de carreteras con cinta adhesiva y pequeños coches en el piso o en una mesa proporciona a tu hijo un escenario divertido para todo tipo de juegos de simulación. Al mover el cuerpo en el piso, se ejercitan músculos distintos a los de la mayoría de las actividades de motricidad gruesa en posición vertical.

Aquí tienes cómo hacer un escenario de juego con carreteras de cinta adhesiva:

  • Aunque puedes comprar cinta adhesiva con dibujos de carreteras, también puedes hacerlo tú mismo: con cinta de pintor, crea una serie de caminos en una superficie grande, como una mesa o el piso. También puedes hacer carreteras con fieltro negro, utilizando cinta adhesiva blanca para las líneas.
  • Dibuja líneas en la cinta adhesiva y crea intersecciones, rotondas, entradas y salidas de autopistas, viales para vehículos y cualquier otra cosa que se te ocurra.
  • Añade pequeños vehículos a lo largo del mapa (coches, trenes, camiones, aviones, cualquier cosa que se mueva), así como otros elementos que puedan aparecer en la carretera, como puentes, túneles y señales. Puedes usar bloques para añadir elementos al paisaje.
  • Puedes hacer que tu hijo participe en el montaje, o sorprenderle haciéndolo tú mismo mientras no está.
  • Si te sobra cartón, puedes hacer que la carretera tenga varios niveles, incluyendo rampas que vayan del piso a una silla, suban a una mesa y vuelvan a bajar al piso. Si tu hijo está muy interesado, puedes ampliar las carreteras a diferentes habitaciones y a todo el espacio de tu casa.

Etiquetas de colores

Dar a tu hijo la oportunidad de estar activo mientras aprende es una forma de aprendizaje kinestésico, que vincula mente y cuerpo y es beneficioso de muchas maneras. Los colores añaden un divertido componente de emparejamiento.

Así es cómo se juega a las “etiquetas de colores”:

  • Empieza con tres trozos de papel de distinto color -como el rojo, el morado y el amarillo- y pégalos por la habitación con cinta adhesiva (utiliza una cinta poco adhesiva).
  • Nombra un color y pídele a tu hijo que corra y lo señale con la mano; si corre hacia un color al azar, indícale el color correcto y vuelve a intentarlo.
  • Si el niño tiene mucha energía, puedes pegar los papeles en los extremos opuestos de un pasillo largo o en diferentes habitaciones. También puedes añadir al juego saltos, gateos o caminar de puntillas.
  • Observa si tu hijo puede seguir dos instrucciones consecutivas: “primero corre hacia el rojo, luego hacia el morado”.
  • Prueba a añadir más colores y luego invita a tu hijo a sea él el que te de indicaciones.

Túneles de papel plegado y juego de cróquet

En esta actividad, el niño empuja coches de juguete, trenes, aviones y otros vehículos pequeños a través de arcos hechos en casa. Hacer rodar pequeñas pelotas también es divertido; incluso puede aproximarse a una versión del cróquet para niños de dos años 🙂.

Aquí se explica cómo jugar al cróquet en el piso con arcos (los “wicket”) de papel plegado:

  • Reúne papel de colores, cinta adhesiva de bajo gramaje (como cinta de pintor), pelotas pequeñas y algunos vehículos de juguete. El papel más grueso, como el cartón o la cartulina, funciona mejor, pero también servirá cualquier cosa que tengas a mano.
  • Dobla las lengüetas en ambos extremos de cada trozo de papel, dobla el papel en forma curvada y pega las lengüetas en una superficie plana para hacer un arco de cróquet .
  • Esta es una gran oportunidad para que tu hijo te ayude con la difícil tarea de pegar: corta un trozo de cinta adhesiva, dáselo y haz que lo coloque en el borde de la pestaña. ¡El encintado es complicado! Manipular la cinta adhesiva implica mucha paciencia y coordinación bilateral (trabajar con ambos lados del cuerpo -como las manos- a la vez).
  • Intenta conectar varios arcos para formar una especie de túnel más largo; puedes organizarlos en patrones circulares y alinearlos uno al lado del otro como si fuera la salida de una carrera.
  • El cróquet normalmente implica unos mazos y reglas complicadas, pero en esta versión, hacer rodar una bola a través de uno de los arcos (los “wicket”) cuenta como todo un éxito. Los niños suelen aprender a hacer rodar una pelota alrededor de los 12 meses, pero hacerla rodar en una dirección específica es un desafío nuevo y divertido.
  • Como los arcos de cróquet son frágiles, esta actividad requiere un cierto grado de control de los movimientos. Si tu niño sigue pisando o derribando los arcos, enséñale a ir despacio y con cuidado para mantenerlos en pie. Considera la posibilidad de empezar con menos arcos, manteniendo una distancia entre ellos de entre medio metro y un metro. A medida que tu niño vaya adquiriendo más control de sus movimientos, puedes añadir más arcos.

Pádel con platos y un globo

Globo verde inflado sobre un plato de papel azul con un palito de helado pegado

Esta actividad de interior (o exterior) mantiene a los niños en movimiento y fomenta la precisión de la habilidad motriz gruesa utilizando solo unos pocos y sencillos elementos. Jugar al pádel con un globo facilita que tu hijo se mantenga centrado en el juego.

Así es como se juega al pádel hecho en casa con un niño de dos años:

  • Busca dos platos de papel, dos palitos de helado, cinta adhesiva resistente y un globo. Haz raquetas con los platos pegando un palito de helado a cada uno. Si tienes palas de ping pong o de otro tipo, puedes utilizarlas en su lugar.
  • Escoge una zona con algo de espacio abierto, ya que el globo no va a causar ningún daño, por lo que no necesitas mucho. Comprueba cuánto tiempo puede mantener el globo en el aire, sin preocuparte de hacer turnos. Esta es una gran práctica de motricidad gruesa y tu hijo tendrá que coordinar sus brazos y su vista para golpear el globo de la manera correcta.
  • Si tiene problemas para golpear el globo (lo que es probable 🙃), intenta lanzarlo directamente a su raqueta para que pueda disfrutar de algún éxito. También puede prescindir de la raqueta y utilizar las manos, los brazos y los pies.
  • Para jugar a una versión del bádminton, puedes colocar una “red”. Vale cualquier cosa que divida el campo de juego: una mesa, una silla o, si te apetece, una manta o una sábana colgada en la habitación.

Share

  • Facebook Icon
  • Twitter Icon
  • Pinterest Icon
  • Email Icon

Author

Team Lovevery Avatar

Team Lovevery

Visit site

Posted in: 31 - 33 meses, Rutina, Independencia, Jugar y actividades, Vida práctica, Desarrollo del bebé

Keep reading