19 - 21 meses

Hemos preguntado a 4 profesionales qué les gustaría que los padres de niños pequeños hicieran más — Sus respuestas son estas

Niña pequeña en el exterior mirando una grieta en el cemento

Hemos pedido a nuestros expertos favoritos en infancia temprana, Montessori y resiliencia que compartan algunos de sus consejos con nosotros. Estos son sus diez mejores consejos:

Ofrecer opciones limitadas

Dale la posibilidad de elegir entre dos opciones siempre que sea posible: “Vamos a salir a cenar con nuestros amigos. Puedes decidir si quieres entrar en el coche con los pies por delante o con los brazos por delante”. Este tipo de elección puede parecernos intrascendente, pero para un niño pequeño puede darle la sensación de tener el control.

Estar realmente presente

Encuentra momentos en los que puedas estar realmente presente, con el teléfono fuera de tu alcance y sin otras distracciones. Para tu hija o hijo, tú eres la parte más importante del mundo; y cómo más aprende es a través de las interacciones cara a cara. Montessori habla de “estar con”, lo que significa estar presente en cuerpo, mente y espíritu.

Hacer un esfuerzo por utilizar palabras significativas

No siempre tienes que utilizar el lenguaje más sencillo con tu hijo pequeño. En su contexto, tiene tanta capacidad para entender el significado de una palabra más sofisticada como de una simple.

Seguir su ejemplo

Sigue el ejemplo de tu pequeño y observa lo que agarra, toca, mira y responde. A continuación, interactúa con esas experiencias u objetos. Esto parece sencillo, pero requiere una gran atención.

Cambiar “compartir” por “tomar turnos”

Los niños de un año no son lo suficientemente maduros como para estar preparados para compartir. Esto se debe a que todavía no tienen “teoría de la mente”, lo que significa que no pueden entender que otra persona tenga una perspectiva diferente a la suya. Podemos utilizar el término “tomar turnos” para ayudar a iniciar la conversación de que un juguete puede ser disfrutado y luego devuelto.

Despacio

Encuentra momentos en los que se puede ir más despacio. Camina al ritmo de tu hijo; agáchate y observa las hormigas con él; mira fijamente la página hasta que quiera pasarla; deja que suba las escaleras tan despacio como quiera.

Dar espacio para aprender

Deja que tu hijo descubra las cosas por sí mismo mientras le señalas sus éxitos. Nos acostumbramos a hacer todo por nuestros bebés, pero a medida que crecen debemos darles el espacio, el tiempo y la oportunidad de probar cosas por sí mismos, como abrir cajones, quitarse los calcetines o lavarse y secarse las manos. Nada de esto será perfecto de inmediato, pero el aprendizaje está en el hacer.

Ofrecer palabras para sus sentimientos

Lo que más necesita tu hijo es que le expliques lo que está pasando, que reflejes su experiencia y, sobre todo, que articules sus sentimientos con palabras. “Te sientes enfadado porque he dicho que tenemos que irnos de la playa. Te estás divirtiendo tanto que no quieres irte”. O, “te has caído y eso te ha sorprendido. Te ha dolido un momento, pero ahora te sientes mejor”. Utiliza palabras más allá de feliz/triste/enfadado, como frustrado, emocionado, decepcionado, preocupado y tonto. Puedes leer más sobre las emociones de los niños pequeños aquí.

Ensuciarse

Deja que se ensucien y caminen descalzos, tanto dentro como fuera de casa. Tu hijo es un pequeño científico que utiliza todo su cuerpo para investigar; ensuciarse es una de las mejores maneras de explorar todas las partes físicas y sensoriales de su entorno.

Ofrecer tareas sencillas para que las prueben

Dale a tu hijo pequeño tareas sencillas para que las pruebe. Alrededor del año de edad, los niños pueden empezar a seguir órdenes de un paso y luego de dos pasos. Al principio, puedes darle a tu hijo una tarea y participar con él. Por ejemplo, puedes decir: “Vamos a poner tu ropa en el cesto” y dejar que tu hijo la deposite. O, “es hora de encontrar tus zapatos, ¡vamos a ver dónde están!”. Con la práctica, pueden empezar a hacer estas cosas por sí solos (alrededor de los 15 meses). Esto fomenta el procesamiento del lenguaje, la independencia y muchos momentos de orgullo.

Agradecemos a los siguientes expertos, cuyos consejos hemos compartido:

  • Sarah Piel, especialista en desarrollo infantil y de infancia temprana
  • Gabrielle Felman, profesora de educación especial en infancia temprana
  • Jody Malterre, experta en Montessori y formadora certificada en disciplina positiva
  • Dra. Zelana Montminy, psicóloga positiva y autora

Author

Team Lovevery Avatar

Team Lovevery

Visit site

Posted in: 19 - 21 meses, Montessori, Resistencia, Social emocional, Desarrollo del bebé

Keep reading