13 - 15 meses

“Lánzale la pelota a mamá” — ¿Y ahora por qué le hablo de mí en tercera persona?”

¿Alguna vez te has sorprendido hablando en tercera persona, como si te estuvieras refiriendo a ti mismo como si fueras otra persona? A esto se llama Ileísmo, y aparece de manera natural en madres y padres de niños pequeños.

¿Por qué?

Lo más probable es que lo hagamos porque, intuitivamente, percibimos que a los niños pequeños les cuesta entender pronombres como “yo” o “me” mucho más que saberse nuestro nombre. Y es que los pronombres son peliagudos: “Lánzame la pelota” no es tan preciso como “Lánzale la pelota a mamá”.

Mamá, tía, papá, abuelo y otros nombres son sustantivos que no cambian: siempre se refieren a la misma persona del entorno de tu hijo pequeño. En cambio, los pronombres cambian dependiendo del contexto, cosa que puede confundir a esta personita que está aprendiendo la lengua.

Eliminando los pronombres, hacemos que el habla les sea más simple y comprensible. Todo esto forma parte de la progresión del desarrollo del lenguaje. Las primeras oraciones de tu hija o hijo pequeño lo más seguro es que lleven su nombre propio, y no un “yo” o “a mí”.

A medida que sus hijos empiezan a entender los pronombres, la mayoría de madres y padres dejan de usar la tercera persona de manera natural. Para que haya locución tiene que haber asimilación; es decir, aunque entienda lo que el “yo” o el “a mí” signifiquen desde mucho antes, no será hasta los 27 o 40 meses que va a empezar a usarlos sistemáticamente en lugar de su propio nombre.

Author

Team Lovevery Avatar

Team Lovevery

Visit site

Posted in: 13 - 15 meses, Comunicación, Lenguaje, Social emocional, Desarrollo del habla, Desarrollo del bebé

Keep reading