31 - 33 meses

Las niñas y niños lloriquean… porque funciona

Niña o niño pequeño llorando y enfadado.
  • Facebook Icon
  • Twitter Icon
  • Pinterest Icon
  • Email Icon

La Dra. Jessica Michaelson, psicóloga y asesora en materia de maternidad temprana, dice lo siguiente: “los niños tienden a lloriquear entre los 2 ½ y los 4 años, cuando tienen ya el lenguaje para comunicar sus necesidades, pero se necesita de mucho esfuerzo para aguantar los grandes sentimientos. Por eso, cuando están cansados, hambrientos o sobreestimulados, pueden lloriquear para hacérnoslo saber, “Ya no puedo disimularlo más, por favor, cuídame como si fuera un bebé”.

¿La respuesta corta a por qué las niñas y niños lloriquean? Porque funciona 🙃.

Los niños lloriquean cuando necesitan o quieren algo y nosotros como adultos, estamos biológicamente programados para reaccionar a los lloriqueos. Las investigaciones sugieren que reaccionamos más a los lloriqueos que a casi cualquier otro sonido, incluyendo el llanto y los gritos.

Aquí tienes algunas formas de redirigir a un niño que lloriquea:

Remítete a su voz fuerte

Intenta utilizar los lloriqueos como una oportunidad para enseñar a tu niña o niño una forma mejor de pedir algo. Si tu niña o niño está lloriqueando para atraer tu atención, intenta ponerte a su altura y decir: “vamos a practicar pedirlo otra vez con tu voz clara y fuerte”. Esto es algo que probablemente tendrás que demostrar y ella o él necesitará ayuda para identificar la diferencia.

Hazle saber que no vas a responder a los lloriqueos porque sabes que tiene esa voz fuerte. También puedes calmarla o calmarlo diciéndole “por favor, pruébalo de nuevo”. Después de un tiempo, debería empezar a saber a qué te refieres.

Si tu niña o niño lloriquea por alguna cosa específica que no tienes intención de darle, intenta responderle amablemente, pero se firme y mantén tu postura, aunque deje de lloriquear.

Escucha

Mujer sosteniendo las manos con una niña o niño pequeño mientras está de pie al aire libre, en la hierba.

La verdad es que los niños suelen lloriquear porque no pueden atraer tu atención y recurren a lo que mejor funciona. Los lloriqueos suelen ocurrir cuando estamos hablando por teléfono, teniendo una conversación de adultos o intentando hacer algo. Sea cual sea la razón por la que tu niño lloriquea, volver a escucharlo y hacer el esfuerzo de averiguar de lo que se trata puede ser un largo camino. A veces, sólo necesita que reconozcas que le has escuchado.

Date cuenta de los patrones

Intenta darte cuenta si existen patrones de lloriqueos de tu niña o niño pequeño. ¿Lo hace a determinadas horas del día, cuando tiene demasiada hambre o cuando se encuentra en un estado emocional concreto? Su lloriqueo puede ser una señal de que quizás únicamente necesita una merienda o necesita acostarse antes porque no ha hecho una buena siesta.

Recuerda que los lloriqueos son normales y universales

Los lloriqueos son extremadamente comunes. Puede ser difícil consolarse con esto cuando ocurre en público, pero los lloriqueos no son un reflejo de la clase de madre o padre que eres o de la clase de niño pequeño que tienes. Es una etapa del desarrollo infantil y si la trabajas bien temprano, no va a durar para siempre.

Share

  • Facebook Icon
  • Twitter Icon
  • Pinterest Icon
  • Email Icon

Author

Team Lovevery Avatar

Team Lovevery

Visit site

Posted in: 31 - 33 meses, Comunicación, Social emocional, Desarrollo del bebé

Keep reading